Blog Details

Diseño de oficinas. Edificios de elevada eficiencia energética

En un entorno de escasez de fuentes de energía y de reducción de los consumos en todos los sectores de actividad, el diseño de edificios que permitan una optimización de las energías utilizadas para las distintas instalaciones se ha convertido en un objetivo de primer nivel.

Los denominados edificios de elevada eficiencia energética o edificios de consumo casi cero son aquellos en los que los consumos de energía son muy bajos o casi  nulos. El propio edificio es capaz de generar gran parte de la energía necesaria para su funcionamiento. Son una necesidad real en un entorno de eficiencia y de adecuada gestión de los recursos naturales.

↓ Descarga la guía ‘Conceptos básicos de la ventilación‘ ↓

Dentro de esta tipología de construcciones los destinados al sector terciario, ocupados por centros de trabajo del sector servicios entre otros, permiten unos niveles de eficiencia elevados ya que las ocupaciones de los espacios, los horarios de funcionamiento de las distintas actividades y las necesidades de energía casi siempre son conocidas y constantes a lo largo de periodos determinados.

 

¿QUÉ DICE LA NORMATIVA?

El Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios, RITE, establece necesidades concretas para este tipo de edificios. Atendiendo al uso específico en el interior de los edificios de oficinas se establece una calidad del aire interior denominada IDA 2. Esto supone unos caudales mínimos de ventilación con aire exterior para asegurar unos parámetros mínimos de calidad e higiene y puede calcularse por distintos métodos dependiendo  de los datos de partida. Atendiendo a las ocupación de los espacios se precisan 12,5 dm3/s por persona (45 m3/h y persona).

El RITE exige que el aire que se utiliza para ventilar los espacios  esté debidamente filtrado para evitar impurezas y contaminantes recogidos del exterior. Es necesario que los filtros sean del tipo F8 o F8+F6 dependiendo de la calidad del aire exterior (ODA).

Además el RITE incide de manera particular en la eficiencia energética de las instalaciones. Para ello se exige la recuperación de la energía contenida en el aire extraído de las estancias mediante los denominados recuperadores de calor. A partir de caudales de 0,5 m3/s, 1.800 m3/h, es obligatoria la instalación de recuperadores. Caudales de esta magnitud los encontramos en espacios con una ocupación a partir de 40 personas.

Leer Más…

Leave your thought

Login

Contraseña perdida?